Historia

Hay nombres que dicen más cosas que las palabras, esto sucede con casa Torcuato, porque cada persona que ha pasado tiene una historia diferente que contar. Abierto desde el 16 de enero de 1932 por Francisco Martínez, como Casa Paco. Y fue su hijo Torcuato Martínez Rubia quien heredó el buen hacer de su padre cambiando el nombre del bar a Casa Torcuato en 1946.

Fueron los hijos de Torcuato quienes los abrieron como restaurante desde 1986. Nos caracterizamos por un trato familiar y amistoso, con una cocina andaluza y tradicional, y que desde entonces no hemos parado de evolucionar y aprender en nuestra cocina para dar lo mejor de nosotros a nuestros clientes.

Nuestro lema es el que mi abuelo me inculco desde pequeño “el dinero se olvida, la calidad no”, con esa idea nos levantamos todos los días, para darle a nuestros clientes los mejores productos e intentando que sean productos locales mayoritariamente.

Siendo ya la cuarta generación, queremos y seguimos dando lo mismo del entonces, pero mejorando las técnicas y la calidad de nuestros platos clásicos y más modernos, porque a pesar de nuestra experiencia solo sabemos que tenemos que seguir mejorando.